¿Las mascarillas se reciclan?

 

Es una buena pregunta, y eso que me la he hecho yo mismo jeje la mascarilla se ha convertido en una compañera de viaje inesperada a raíz de la pandemia del Covid-19. El peaje a pagar por poder hacer una vida “casi normal” fuera de casa. En mi caso, la mascarilla ya es una más en el ritual de comprobación “a ver si lo llevo todo y no me dejo nada”. Esos ligeros palmeos en los bolsillos del vaquero antes de salir de casa.

No obstante, de igual forma que el uso de la mascarilla trae consigo muchos beneficios, también tiene algunos inconvenientes y en concreto uno: su gestión como residuo cuando ya no sirve. Un inciso, aunque sea obvio, ¡no las tiréis al suelo!. Algo que parece tan lógico, para algunos parece que no lo es. Estoy cansado de caminar por la montaña y encontrarme mascarillas tiradas por ahí. Tardan unos 400 años en descomponerse y no están fabricadas con materiales biodegradables con lo que el impacto en el medio ambiente es brutal. Dicho esto, vuelvo a mi mood happy para entrar en materia. Aquí estamos los amigos de Midori para ayudarte a que sepas como deshacerte correctamente de las mascarillas. ¡Vamos!

Hay muchos tipos de mascarilla. Parece que fue ayer cuando teníamos los intensos debates sobre si las FFP2 son mejores que las quirúrgicas o no. Hoy no tenemos ese tipo de debate, y es por esto que me voy a tomar la licencia de generalizar un poco, ya que en resumen las mascarillas no se reciclan. No van ni al contenedor amarillo (no son un envase), ni al azul ni al orgánico. De hecho su contenedor es el de restos, normalmente de color gris. En este contenedor van todos aquellos residuos que “no se pueden reciclar”. Aunque la existencia de este contenedor popurrí de materiales es debatible y sería otro artículo, de momento vamos a centrarnos en las recomendaciones de las autoridades sobre como proceder.

Una vez sabemos en qué contenedor van, hay que tener en cuenta alguna cosa más antes de depositarlas. Según la Orden SND/271/2020, publicada en el Boletín Oficial del Estado el 22 de marzo emitida por el Ministerio de Sanidad los residuos domésticos de mascarillas se gestionan diferente si en ese domicilio hay un positivo o no:

  • Si hay un positivo o se está en cuarentena: los residuos del paciente se han de eliminar en una bolsa de plástico (bolsa 1) en un cubo de basura dispuesto en la habitación, preferiblemente con tapa y pedal de apertura, sin realizar ninguna separación para el reciclaje. La bolsa de plástico (bolsa 1) debe cerrarse adecuadamente e introducirse en una segunda bolsa de basura (bolsa 2), al lado de la salida de la habitación, donde además se depositarán los guantes y mascarilla utilizados por el cuidador, y se cerrará adecuadamente antes de salir de la habitación. La bolsa 2, con los residuos anteriores, se depositará con el resto de los residuos domésticos en la bolsa de basura (bolsa 3) correspondiente al cubo de fracción resto. 
  • Si no hay un positivo ni se está en cuarentena: la separación de los residuos se realizará como viene haciéndose habitualmente.

 

Como habréis podido ver, la misma pandemia provoca que no se pueda reciclar correctamente ya que en caso de tener el Covid-19 todos tus residuos han de ir mezclados y tirarlos al contenedor de restos. Además, esto se junta con el hecho de que las mascarillas en muchos casos acaban tiradas por ahí, en el mar o en el contenedor equivocado potenciando el problema ecológico. Tirarlas en el contenedor que no toca es también un problema serio ya que ponemos en riesgo la salud de las personas que tienen que separar los residuos en las plantas de separación. Recordad que el virus puede quedarse adherido unos tres días en la parte exterior de las mascarillas y desde ahí transmitirse.

Sin embargo, y como cada vez que hay un problema a resolver, ya se han puesto las empresas y las organizaciones a trabajar en mascarillas confeccionadas con materiales alternativos que permitan su reciclado o reutilización. Vamos a ver algunos ejemplos.

Lo primero, y más a mano que tenéis, es entrar en reprotect.es y comenzar a usar mascarillas reutilizables. Además, los diseños que tienen son increíbles.

Por otro lado, la empresa catalana Nylstar ha creado unas mascarillas higiénicas reutilizables llamadas Meryl Skinlife Force que usan iones de plata en la matriz de los tejidos y de esta manera no usan microplásticos. Además, tienen un sistema de reciclado propio que gestionan ellos mismos.  

Por último, también se está intentando desarrollar técnicas de reciclado que funcionen con las mascarillas que usamos actualmente. Un buen ejemplo de ello es el Instituto Tecnológico de Aragón que ha conseguido reciclar de forma efectiva las mascarillas FFP2. Ojalá que esta técnica se popularice pronto. Más detalle sobre como lo hacen aquí.

Me despido, que si no me enrollo mucho :)

Espero haberte ayudado a comprender bien cómo se tienen que desechar las mascarillas, el problema que genera el no hacerlo y las innovaciones que vienen para ayudarnos a que no acaben siendo un problema ambiental muy grave.

Nos vemos en el próximo artículo, chao!

 

Fuentes:

 

Foto de portada:

 

 

 

 

Publicado por Midori
22/04/2021    |    22:00:00